Pasión por conocer la Palabra de Dios

Espero que en el cielo existan televisores de última tecnología, pues me encantaría poder ver en estos aparatos electrónicos las historias maravillosas de la Biblia.

Es innegable la cantidad de historia escrita en la Biblia. Narraciones que nos cuentan de otras culturas, tiempos, y lugares. Por ejemplo, lo que sucedió con David cuando enfrentó a Goliat, o el momento en que Noé salió finalmente del arca. Me pregunto si sus piernas se tambalearon por unos días después de permanecer tanto tiempo en el arca. El episodio con los pastores en la primera Navidad, quienes primero estaban aterrados al ver a los ángeles y luego postrados adoraron a un Rey, todo en cuestión de horas.

Estos hechos no son solamente historias; son eventos registrados por la mano de Dios en Su creación y en la historia humana. Moisés dijo a los israelitas que conocer a Dios de esta manera era un verdadero honor. Así lo expresó: “Mirad, yo os he enseñado estatutos y juicios tal como el SEÑOR mi Dios me ordenó.  Porque, ¿qué nación grande hay que tenga un dios tan cerca de ella como está el SEÑOR nuestro Dios siempre que le invocamos?”   (Deut. 4:5, 7 LBA)

La oportunidad de conocer a Dios y tener una relación con Él era inaudita en los tiempos antiguos. Las naciones alrededor de Israel creían en muchos y diferentes dioses, aunque ninguno de ellos realmente se preocupaba por la gente. Por el contrario, el Dios de Israel-nuestro Dios- elige revelarse, ser conocido y tener una relación con nosotros.

Nuestra pasión por conocer a Dios debe ser precedida por nuestra pasión por conocer Su Palabra. Solo la Biblia puede decirnos quién es Dios, la forma en la que nos ama y cómo podemos relacionarnos con El. Nos cuenta de Sus maravillas, Su gracia, Su misericordia y Su perdón. Aprenda a amar la Palabra de Dios. Inculque en sus hijos la pasión por su estudio. ¡Ame al Dios que se ha revelado a nosotros!

Afirmando a tus hijos al iniciar la época escolar

¿Recuerdas cuando tus hijos fueron bebés y los tenías en tus brazos? ¡Qué dulces momentos que jamás olvidaremos! Muchas mamás quisiéramos detener el tiempo para evitar que nuestros hijos crezcan y pronto vayan a la escuela, se desarrollen en actividades extracurriculares. Mientras crecen, te preguntas ¿cómo podemos afirmar a nuestros hijos en su etapa escolar?.

Quiero compartirte 6 consejos que me ha enseñado esta hermosa, noble y bendecida etapa de la maternidad, a veces (quizá muchas) me he equivocado, pero anhelo que estas experiencias representen un aprendizaje para ti y que puedas rápidamente reaccionar ante alguna señal de ausencia de afirmación en la etapa escolar de tus hijos, ya que esto es muy importante para su seguridad, autoestima y desarrollo.

  • Importa demasiado tu presencia: Es vital que acompañes a tus hijos en todas las actividades del área escolar. Ellos deben verte en su primer día de clases, durante sus participaciones en los programas de navidad, día del niño y otros. Sus ojitos siempre estarán buscando que estés ahí porque eres su principal público y tú eres su fan # 1.
  • Dedica toda tu atención en la lista de útiles: Vayan juntos a comprar lo que necesitan este año, es verdad que es una época en la que se gasta mucho, pero cuando estén haciendo esta actividad, habla de la bondad de Dios para proveer para esas compras y cuéntale las anécdotas de tu infancia. En nuestro tiempo no había tantas cosas lindas que ahora se pueden conseguir ¿verdad?
  • La familia es un equipo en la vida escolar: Desde forrar juntos los cuadernos, hacer carátulas, poner nombre en los colores, crayones, membretes, no hagas todo, la familia es un equipo y todos deben formar parte del mismo.
  • Haz un menú para la lonchera: Esto es nuevo para mí, y lo voy a hacer este año porque este tema fue un desafío con mi nena de 5 años. Ella simplemente no quería comer, ¿te ha sucedido?. Así que salimos a comprar una lonchera que le gusta y hablamos sobre lo que va a ir dentro de la misma. Leímos un poco en internet sobre los sánduches nutritivos (por ejemplo: queso y tomate), las vitaminas que aportan las frutas y los cereales. Pronto les contaré cómo me fue en este desafío.
  • Acompaña sus desafíos escolares con un versículo: Podrías leer con tus hijos un lindo versículo que sea lo que lo acompañe durante todo el año, por ejemplo: Josué 1:9, de tal manera que cuando vengas las pruebas parciales y los exámenes, ellos puedan traer a memoria esto y confíen en que Dios estará con tus hijos siempre. Hagan esto cada año escolar como un tiempo devocional y oren también por sus maestros, sus amigos, las familias de sus amigos.
  • Bendice a tus hijos siempre: Qué importante es que tus hijos escuchen que los bendices, porque de esta manera están siendo afirmados de manera integral. Nunca dejes de hacer esto porque no puedes imaginar el impacto que esto tiene en la vida de ellos.

Recuerda que el éxito escolar de tus hijos depende de los padres y esto no significa que ellos sean los primeros en la clase, significa que se sientan realizados, felices, completos que disfruten de aprender, que lleguen a casa con una satisfacción que te contagie; escucha todo lo que tienen que decirte. Nada en el mundo requiere más atención que los hijos, son nuestro futuro más preciado, son nuestro legado eterno.

Fuente: Radio HCJB

El dinero es un regalo de Dios

Mi esposa y yo hemos plantado un pequeño jardín detrás de nuestra casa. Durante nuestros veranos canadienses, mientras disfrutamos de largos y cálidos días, vemos felices ese jardín vivo y visitado por colibríes, mariposas y abejas. Esas son las criaturas de Dios! Nosotros no hacemos nada para cuidarlas, Él lo hace todo y nos permite tener un asiento preferencial en el gran teatro de la naturaleza en la que imprime su amoroso cuidado.  A veces me pregunto qué maravillas Adán y Eva debieron haber visto cuando sirvieron como cuidadores del Jardín original plantado por Dios mismo.

El jardín en el patio de nuestra casa, no es nada comparado con el gran Jardín de Dios, pero nuestro papel en la creación  no ha cambiado.  Así como Adán y Eva, tenemos la responsabilidad de ser guardianes o mayordomos de los recursos que Dios nos ha dado.

El dinero es uno de los recursos más obvios que debemos administrar. Para ser buenos administradores debemos primero estar convencidos que Dios nos extiende el mismo amor y cuidado que disfrutan las criaturas de su hermoso jardín, independientemente de cuánto podamos (o no) tener. Una vez que entendemos que el dinero es un regalo de Dios, será más fácil usarlo para Él. Esto afectará cómo proveemos para nuestra familia, apoyamos a la iglesia y compartimos con aquellos en necesidad. Su amor puede ser evidenciado a través de la manera en que administramos el dinero.

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? (Mat 6:26 LBA)

Levántate y camina

Por estos días leí sobre un hombre de 39 años de edad que había estado completamente paralizado durante cuatro años ha sido capaz de controlar voluntariamente los músculos de sus piernas y andar miles de pasos en un “exoesqueleto robótico” durante cinco días de entrenamiento, este es un logro de un equipo de la Universidad de California en Los Ángeles.

Además del dispositivo robótico, el hombre estaba ayudado por una técnica novedosa no invasiva de estimulación de la médula, que no requiere cirugía. Sus movimientos de piernas también produjeron otros beneficios para su salud, incluyendo una mejora de la función cardiovascular y del tono muscular.

El nuevo enfoque, según la información de la universidad, combina un traje biónico portátil alimentado por baterías que permite a las personas mover sus piernas de manera escalonada, con un procedimiento que los mismos investigadores habían utilizado previamente para hacer que cinco hombres que habían estado completamente paralizados pudieran mover sus piernas de forma rítmica.

Las personas que están gravemente lesionadas, pero no completamente paralizadas, tienen muchas razones para creer que van a tener la oportunidad de utilizar este tipo de intervenciones para mejorar aún más su movimiento.

La Biblia describe un episodio conmovedor, el milagro del paralítico en el estanque de Betesda. Jesús se acerca a aquel hombre y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo decide curarle.

Jesús de Nazaret había previsto el encuentro para aquel momento preciso. No porque no hubiese querido ahorrarle el sufrimiento de tantos años, sino porque quiso regalarle un don mayor: la fe y poco más tarde el perdón de sus pecados.

Todos somos como este paralitico. Todos los días constatamos nuestra pequeñez y nos sentimos frágiles, sin fuerzas. Y en realidad lo somos, pues cojeamos siempre en nuestros mismos defectos. Y este hombre baldado nos da la solución: Exponer nuestros problemas a Jesús con confianza y él va a obrar maravillas en nosotros. Fuente Radio HCJB.

Instruye al niño en su camino

Es época de vacaciones para la mayoría de nuestros niños y se baraja una serie de actividades para hacer con ellos. La lectura es sin duda una estupenda idea, más aun cuando un grupo de investigadores estadounidenses realizaron escáneres cerebrales a niños en edad de preescolar mientras se les contaban historias. Descubrieron así una mayor actividad neuronal en determinadas áreas cerebrales, en aquellos pequeños a los que se leía mucho en sus casas. Las áreas, relacionadas con el procesamiento semántico y la formación de imágenes mentales, resultan imprescindibles para un óptimo desarrollo lingüístico y, en consecuencia, para un buen rendimiento académico a edades posteriores.

Aunque diversas investigaciones han sugerido que los niños que viven en núcleos familiares sin recursos económicos están menos preparados para comenzar las clases en el colegio, el estudio demuestra que esta circunstancia se puede paliar a través de la lectura en los primeros años de vida.

La Biblia es una herramienta muy eficaz para este propósito ya que posee un mensaje tan sencillo que hasta un niño de tres años puede entenderlo.

Muchos de sus pasajes pueden servirnos para enseñar a los más pequeños que la desobediencia a Dios nos aparta de su presencia, y por eso necesitamos ser reconciliados a través de Jesús, quien es el camino, la verdad y la vida.

La misma palabra de Papá Dios dice: Instruye al niño en el camino que debe andar, Y aun cuando sea viejo no se apartará de él”.